Mantenimiento e instalaciones

Realizamos el mantenimiento de su instalación mediante técnicos especializados con dilatada experiencia, para garantizar un óptimo funcionamiento de su instalación y de todos los elementos que la componen.

Comprobamos los sistemas de combustión, acumulación, circuito hidráulico, eléctrico y de control.

Realizamos las operaciones periódicas precisas para el perfecto cumplimiento de la normativa vigente, mediante inspecciones visuales y controles de funcionamiento. Todo ello, de acuerdo con el programa de operaciones de mantenimiento, que tendrán como fin mantener las condiciones de funcionamiento, prestaciones, protección y durabilidad de la instalación.

Plan de vigilancia

Este plan de vigilancia refleja las actuaciones que deben realizarse para asegurar que los valores operacionales de la instalación sean correctos. Es un plan de observación simple de los parámetros principales para verificar que la instalación funciona y lo hace correctamente.

Plan de mantenimiento Preventivo

Se realizan varias visitas periódicas a la instalación, en función de la potencia instalada y de las horas de funcionamiento. Todas las operaciones que se realicen e incidencias generadas, se registrarán a través de una “Hoja de Registro de Mantenimiento”. 

Operaciones de inspección visual, verificación de actuaciones y otras operaciones que aplicadas a la instalación, deben permitir mantener dentro de los límites aceptables (definidos por el fabricante), las condiciones de funcionamiento, prestaciones, protección y durabilidad de la instalación.

Estas operaciones serán realizadas por el Servicio Técnico dentro de una programación establecida. 

Plan de mantenimiento Correctivo

Surge de las incidencias detectadas en las operaciones de vigilancia y mantenimiento preventivo cuando hay algún tipo de fallo en la instalación que es preciso subsanar o algún componente defectuoso que sustituir. Serán detectadas por el cliente, quien mantendrá avisado al S.A.T (Servicio de Asistencia Técnica) a través de un teléfono de contacto.

Incluye la visita a la instalación (cuando el usuario lo requiera por avería grave) así como el análisis y la valoración económica de los trabajos y reposiciones necesarias para el correcto funcionamiento de la misma.

Después de una incidencia, el usuario vigilará más exhaustivamente el funcionamiento de la instalación para verificar que el fallo ha sido correctamente subsanado y no se vuelve a repetir.