Biomasa

biomasaLa biomasa es renovable y ecológica porque aporta una cantidad de CO2 a la atmósfera prácticamente igual a la que ha sido absorbida por la planta durante su vida, por tanto, con la biomasa se consigue un “balance neutro” de emisiones de CO2. (Siempre que hablemos de ciclos PRODUCCIÓN-UTILIZACIÓN).

En Bikote Solar nos distinguimos por la innovación (nuestro punto fuerte es el continuo desarrollo tecnológico) y el diseño en nuestras instalaciones. Ofrecemos instalaciones de gran calidad, que aportan seguridad al cliente, limpias y de sencilla utilización.

Estamos convencidos del potencial desarrollo futuro que tendrán las instalaciones de biomasa. En contra de lo que se podía prever, las calderas de pellets, gracias a los avances tecnológicos existentes en el mercado, han alcanzado en los últimos años el mismo nivel de automatización que las calderas de gas o gasoil convencionales, al tiempo que han mejorado sus niveles de rendimiento.

En estos momentos, el coste de los pellets es menos de la mitad que el gasóleo de calefacción, a igualdad de calor producido. El interés cada vez mayor por el uso de las renovables y el gran potencial forestal que tenemos en nuestro país nos permite ser optimistas ante una posible bajada de precios del combustible empleado, en contra de lo que sucederá con el resto de combustibles fósiles.

Hemos instalado calderas para todo tipo de clientes:

  • Para uso doméstico en viviendas unifamiliares o comunidades de vecinos.
  • Uso industrial como empresas que requieren vapor para sus procesos productivos.
  • Empresas del sector servicios como hospitales, escuelas, naves, explotaciones agrícolas y ganaderas, piscinas climatizadas, iglesias...

En los últimos años, en Bikote Solar hemos instalado calderas de muy diferentes potencias y para muy diversas aplicaciones, realizando un estudio energético específico para cada caso concreto y adecuándonos a las necesidades y exigencias de nuestros clientes.
El combustible utilizado en las calderas de biomasa puede ser clasificado en función de su homogeneidad:

  • Combustible no uniforme
  • Combustible uniforme (el pellet); en el entorno urbano, es la biomasa más apta por las siguientes razones:
    • Coste del suelo (espacio del silo). El pellet necesita volúmenes más pequeños de espacio de almacenamiento para la misma autonomía.
    • Limpieza. Al ser un combustible elaborado, llegará más limpio al punto de consumo, evitando problemas de suciedad en la descarga y de funcionamiento de la caldera.
    • Transporte y distribución. Al ser un combustible uniforme, es posible la descarga neumática en camiones cisterna.

Ventajas de una instalación de biomasa

La principal ventaja es el bajo precio del combustible frente a otros combustibles tradicionales. Cuanto mayor sea el consumo, más rentable es la instalación de una caldera de biomasa frente a otras instalaciones convencionales y esto influirá en un menor periodo de retorno de la inversión (La diferencia por tanto, se hace mayor en grandes consumidores como polideportivos, bloques de viviendas, hospitales…)

Las emisiones de CO2 a la atmósfera se consideran nulas.

Se aprovecha un residuo actualmente inservible. Energéticamente, se está aprovechando un residuo que actualmente se desecha o se emplea para usos térmicos de forma ineficiente.

Se limpian los bosques; lo que provoca indirectamente una disminución de los incendios, una mejor calidad de la madera y un obstáculo para plagas y enfermedades forestales.

Genera una gran cantidad de puestos de trabajo puesto que es necesaria la mano de obra para la limpieza de bosques, la preparación de la biomasa (los pellets), para realizar la instalación y su posterior mantenimiento…

Permite la continuidad de actividades agrícolas como los cultivos energéticos (con la consiguiente reactivación de determinadas zonas rurales).